Tengo diabetes y ahora ¿qué hago?

por | Nov 10, 2021 | Actitud

Nuestra nueva embajadora Dra. Martina Di Nunzio, nos cuenta cómo abordar la diabetes desde un enfoque integral.

Ser diagnosticados por una enfermedad la mayoría de las veces puede resultar un desafío. Sobretodo, si se trata de una enfermedad crónica como es la diabetes.

Cómo todo cambio, implica atravesar un duelo por la vida que dejamos y la nueva vida que se nos presenta. Podemos transitar distintas etapas como la negación, el enojo, negociación, depresión para finalmente llegar a la aceptación.

Este camino sin duda es largo. Puede llevarnos meses o incluso años. Por eso, lo más importante mientras vamos transcurriéndolo, es saber que hay muchas cosas que sí podemos hacer para mejorar y cuidar nuestra salud.

 

Existen distintos tipos de diabetes, y según la que padezcamos el enfoque terapéutico será diferente. Para comprender esto, es importante conocerlas:

  • Diabetes tipo 1: es una enfermedad autoinmune, donde las células del páncreas se ven afectadas, lo que lleva a una secreción inadecuada/insuficiente de insulina.
  • Diabetes tipo 2: enfermedad metabólica, donde predomina la insulinoresistencia, es decir, que existe adecuada liberación de insulina pero esta no puede actuar adecuadamente. Además en etapas posteriores, esta reserva insulínica puede verse afectada, volviéndose insuficiente.

Para comprender esto, vamos a explicar el rol de la insulina. Es una hormona cuya función principal es permitir que el azúcar que se encuentra en los vasos sanguíneos ingrese a las células para ser utilizada como energía. Es decir, actúa como llave para que el azúcar ingrese y baje su concentración en sangre.

Sabiendo esto, podemos imaginar dos escenarios. El primero, que frente a la falta de insulina, no habrá llaves y por lo tanto estas puerta permanecerán cerradas. De esta forma, la glucosa aumentará y aparecerá la diabetes.

Como segundo caso, podemos tener la insulinoresistencia, dónde a pesar de existir insulina, a pesar de haber llaves, sucede que se su “cerradura” se ve alterada. Por ende, no puede actura y la glucemia se eleva. Con el tiempo este mecanismo puede desencadenar en una diabetes.

Ahora bien, si entonces enfrentamos una diabetes tipo 1, la clave del tratamiento será recibir INSULINA. Si no tenemos, debemos obtenerla externamente. Además debemos llevar una alimentación saludable y realizar ejercicio. Incluso aprender a contar hidratos de carbono puede ayudarnos a ser más preciosos a la hora de colocarnos la insulina precomidas. Requiere mucha práctica, educación y sobretodo, acompañamiento por un equipo de salud.

En el caso de la diabetes tipo 2, cuyo mecanismo fisiopatológico es diferente, la piedra angular del mismo se centra en la alimentación y el ejercicio. En la mayoría de los casos, el tratamiento farmacológico dependerá de forma directa de que hagamos con nuestro estilo de vida.

Como objetivo debemos centrarnos en lograr y mantener un peso saludable. El sobrepeso y la obesidad son responsables de la insulinoresistencia, por lo que tener un peso adecuado nos garantizará cerraduras correctas y mejor funcionamiento de nuestra insulina. En caso de necesitar perder peso, se sugiere que este sea entre el 7-10% del peso actual.

Para lograr este descenso, y además mejorar la resistencia a la insulina, es fundamental realizar ejercicio. Este actuará en nuestro músculo poniendo mas cerraduras para que la insulina que tenemos funcione. De esta forma, mas puertas, mayor facilidad para el ingreso de azúcar, menor glucemia en sangre.

El tratamiento farmacológico será personalizado, como deben serlo el resto de los factores. Existen múltiples fármacos que pueden utilizarse.

Y por último, pero no menos importante, es fundamental realizar los controles que su médico le indique. Sin estos, no sabremos si el resto de los factores están siendo suficientes para llevar un buen control de su enfermedad. Tanto en la diabetes tipo 1 y tipo 2, tener un adecuado control y seguimiento nos permitirá vivir en armonía con la enfermedad.

 

Entender que como una mesa, la diabetes cuenta con 4 “patas”: la nutrición, el ejercicio, la medicación y la realización de los controles médicos. Si alguno de estos falla, probablemente nuestra base se desequilibre y afrontemos algunas dificultades.

 

Cuanto mayor control sobre todas llevemos, menores serán las complicaciones y podremos entender esta enfermedad como algo nuevo en nuestras vidas, pero ya no será un enemigo a conocer sino un viejo amigo que nos acompañe.

Dra Martina Di Nunzio

Dra Martina Di Nuzzio

  Martina Di Nunzio, médica especialista en diabetes y nutrición.
  Embajadora de Shopdrofar 

Archivos

Mi carrito
El carrito está vacío.

Parece que aún no te has decidido.