Sabemos que la diabetes puede afectar cualquier parte del cuerpo, incluida la piel.
El frío, el viento y la intemperie son elementos que afectan de forma nociva a la piel expuesta. Durante el invierno esta sufre más que en otras estaciones. Se enfría con facilidad, se reseca y pierde vitalidad.

leer más