Comprando con Envíos Express antes del mediodía, tu pedido llega hoy (exclusivo para AMBA*) En compras superiores a $50.000, el envío a domicilio es gratis.

Los hidratos de carbono y la diabetes.

diabetes e hidratos

¿Todos los hidratos son iguales? ¿Qué es el índice Glucémico? ¿El conteo de hidratos funciona? En esta nota, nuestra embajadora nos explica estos conceptos a tener en cuenta.

Como bien sabemos, los hidratos de carbono son el principal macronutriente que eleva la glucemia. Sin embargo, no todos los alimentos de este grupo son metabolizados ni digeridos de la misma forma. Muchos de ellos están presente de forma natural, en una amplia variedad de alimentos.

Para comprender más sobre sus diferencias podemos clasificarlos en:

HIDRATOS DE CARBONO SIMPLES: son generalmente aquellos que son absorbidos de forma rápida tras la ingesta y provocan un mayor aumento de la glucemia. Dentro de este grupo encontramos el azúcar, la miel, mermeladas, dulces, jugos y las frutas.

HIDRATOS DE CARBONO COMPLEJOS: son digeridos mas lentamente teniendo menor impacto en la variación de la glucemia. Estos se encuentran en las legumbres, cereales integrales, tubérculos y lácteos.

Sin embargo, existen algunas excepciones donde los términos simple/complejo no se correlacionan con su absorción, es decir, algunos hidratos de carbono simples, como es el caso de las frutas presentan una absorción más lenta, debido a su alto aporte de fibra.

A partir de esto surge el Indice Glucémico (IG), una clasificación que divide a los alimentos según como afectan los niveles de glucosa en sangre.

Se dividen en:

IG BAJO: < 55

IG MODERADO: 56 – 69

IG ALTO: > 70.

Las mediciones del IG generalmente se basan en la ingestión de 50 g de hidratos de carbono y mediciones de glucosa en sangre durante un periodos de 2 hs. El alimento de referencia utilizado es la glucosa o el pan blanco, que tienen un IG de 100.

Este concepto, tiene una relevancia práctica limitada, ya que en su evaluación se trata de hidratos de carbonos aislados. Es decir, no comemos azucares aislados sino que alimentos y comidas combinadas, por esto existen múltiples factores que influyen en el IG: el grado de madurez (banana verde vs madura), la cocción (pastas al dente vs cocida), la elaboración de los alimentos (papa entera vs puré), la fibra (harina blanca vs integral), y además la cantidad de grasas y proteínas que acompañen ese plato.

Por otro lado, debemos contemplar que el IG se refiere a la ingesta de 50 g de hidratos de carbono, por lo tanto el tamaño de la porción debe contemplarse. Si miramos el IG de la sandía es 75 (alto), pero para eso deberíamos consumir 700 g de sandía, lo que equivaldría a 3 rodajas grandes.

Por esto mismo, el concepto de CARGA GLUCÉMICA, donde se tiene en cuenta además del IG, la CANTIDAD de hidratos de carbono que se consumimos, es más apropiado. Esto se obtiene multiplicando el IG por los gramos de carbono de la porción ingerida.

Se dividen a los alimentos en aquellos con CG ALTA mayor a 20, MEDIA entre 11 y 19 y BAJA menor a 10.

Según las últimas recomendaciones de la ADA (Asociación Americana de Diabetes), la estrategia principal a utilizar en un plan de alimentación para una persona con diabetes es el CONTEO DE HIDRATOS DE CARBONO. Es decir, es más importante la CANTIDAD y DISTRIBUCIÓN de hidratos consumidos en una comida que el índice glucémico.

El conteo de hidratos de carbono es un método que establece EQUIVALENCIAS en PORCIONES de alimentos con IGUAL CANTIDAD DE HIDRATOS DE CARBONO. Por ejemplo: 100 gr de papa –  ½ taza de choclo en grano o ½ banana presentan 15 gr de carbohidratos.

El conteo permite saber cuántos gramos de hidratos de carbono tienen los alimentos, y en base a eso, cual será el requerimiento de insulina. Junto con el AMG (automonitoreo continuo de glucosa), permite conocer la respuesta individualizada a cada comida y ayuda a la toma de decisiones.

Esta técnica es fácil de aprender y es sugerida para aquellas personas con diabetes tipo 1 o en todo aquel que se encuentre bajo un tratamiento insulínico intensificado, aplicándose insulina basal y pre prandial, ya que además de demostrar disminuir la HbA1C (mejor control de las glucemias), reduce los episodios de hipoglucemia e hiperglucemia, y mejora la calidad de vida otorgándonos confianza en nuestras decisiones.

Dra Martina Di Nuzzio

Dra. Martina Di Nunzio

Médica especialista en diabetes y nutrición.
Embajadora de Shopdrofar